2/9/15

Vivir en altura reduce el riesgo de sobrepeso


Vivir en altura reduce el riesgo de sobrepeso

proexpansion.com

Si alguna vez has viajado o has vivido en zonas altas, sabes que la digestión demora mucho más; y, si has estado por periodos relativamente breves habrás podido notar que a pesar de que aprovechas para comer sus maravillosos panes, quesos regionales y para probar su exquisita gastronomía, cuando regresas no has subido de peso como pensabas.

También habrás observado que hay poca gente con sobrepeso que vive en las zonas altas y muchas veces la explicación que se encontraba era por el tipo de alimentación o por las grandes distancias que deben recorrer en las actividades que realizan.

Una reciente investigación liderada por Maira Bes-Rastrollo y Miguel Ángel Martínez-González, profesores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra ha llegado a la conclusión que vivir en zonas de elevada altitud (en el estudio a mayores a 456 m.s.n.m.) podría estar asociado a un menor riesgo (13%) de padecer sobrepeso u obesidad.

Estos resultados podrían explicarse debido a las condiciones de hipoxia o ausencia de oxígeno, que se dan en las zonas altas y que provocan una disminución del hambre debido a una mayor secreción de leptina y a la regulación de otras hormonas involucradas en el control del apetito que actúan para compensar esa hipoxia. Además, en estas situaciones, el gasto energético basal está ligeramente incrementado; es decir, el cuerpo consume más energía. Por ello, realizar cualquier actividad cuesta más por la falta de oxígeno.

El estudio se basó en el análisis de los datos del proyecto Seguimiento Universidad de Navarra (SUN), una investigación de cohortes en la que se incluyó a más de 9 mil participantes que no padecían sobrepeso ni obesidad y a los que se relacionó a través de sus códigos postales con la altitud a la que se encontraban. Tras ocho años y medio de seguimiento, se observó una reducción significativa del riesgo de desarrollar patologías asociadas al sobrepeso u obesidad entre aquellos que residían a mayor altura.

La investigación fue realizada en colaboración con el área de Geografía de la Facultad de Filosofía y Letras y el departamento de Ciencias de la Alimentación y Fisiología de la Facultad de Farmacia, y fue presentada en el congreso Europeo de Obesidad en Praga.

Si bien ya existen otros estudios que plantean resultados similares, los autores de este estudio sugieren que se realicen investigaciones complementarias que contribuyan a confirmar estos resultados.

Mientras tanto cuando viajes a zonas altas de nuestro país, aprovecha y prueba todo lo que se te antoje pues tu peso lo más probable es que no suba.
 

24/8/15

¿Cómo afecta el sobrepeso la salud respiratoria? [24-8-15]


¿Cómo afecta el sobrepeso la salud respiratoria?

La obesidad se asocia con diversas enfermedades crónico-degenerativas, como la diabetes mellitus, las dislipidemias, la hipertensión, así como el cáncer de mama, endometrio y colon, los cuales incrementan el riesgo de fallecimiento a temprana edad. No menos importantes son las alteraciones respiratorias vinculadas con el exceso de peso, pues disminuyen la calidad de vida.

“De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición del 2012, la incidencia de la obesidad en personas mayores de 20 años es de 38.8 por ciento, lo que representa un grave problema debido a que el exceso de grasa afecta el funcionamiento de varios órganos, entre los que se encuentran las vías respiratorias”, refiere la doctora Martha Patricia Sierra Vargas, investigadora del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).

Agrega que, derivado del exceso de grasa, existe una disminución en la distensión de la pared torácica y del diafragma; también se altera el intercambio de gases propio de la respiración, se incrementan las concentraciones de bióxido de carbono en el organismo, se presenta una oxigenación deficiente que deteriora el sistema inmunológico, aumenta el estado inflamatorio y favorece la aparición de enfermedades respiratorias

“Entre esos padecimientos se encuentran la apnea obstructiva del sueño, que ocasiona ronquidos, pausas en la respiración durante el sueño y somnolencia diurna. En segundo lugar, se ubican las infecciones en vías respiratorias; además, se considera a la obesidad un factor de riesgo para el asma. Existen estudios que han mostrado una asociación entre esta última y la obesidad, donde el riesgo de padecerla es de 1.4 a 2.2 veces en un sujeto obeso comparado con el que no lo es, prevalencia que aumenta en proporción al índice de masa corporal (IMC).


El proyecto científico


Por dichas razones, un grupo de científicos mexicanos adscritos al INER, del cual forma parte la doctora Sierra Vargas, trabaja en un proyecto de ciencia ciudadana llamado “Sobrepeso y mi salud respiratoria”, que forma parte del portal “Ciencia que se respira” (www.cienciaqueserespira.org). Pone al alcance de la población un conjunto de herramientas online que le permiten conocer el riesgo que tienen de desarrollar problemas respiratorios como consecuencia de la obesidad, trastornos asociados como la diabetes y el tabaquismo.

Además de incluir un video que explica claramente la problemática, se incluyen dos cuestionarios. Uno de ellos cuenta con una casilla donde el ciudadano debe marcar si es diabético, lo que ayuda a los investigadores a saber si cuando está expuesto a altos niveles de contaminantes presenta síntomas que pudieran ser el inicio de una enfermedad respiratoria.

Con el segundo cuestionario se identifica a la población con sobrepeso que presenta síntomas de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC); el objetivo es implementar mejores estrategias preventivas de salud o mejorar los tratamientos existentes.

“La participación en el portal ‘Ciencia que se respira’ es totalmente gratuita, al igual que en el protocolo que está promoviendo el INER. Consiste en hacer determinaciones de lípidos y glucosa, así como estudios de la función pulmonar y de los riñones en aquellos sujetos que cumplan con los criterios de inclusión. La participación ciudadana nos ayudará a evaluar los métodos terapéuticos y los mecanismos de daño que no estén bien esclarecidos”, informa la doctora Sierra Vargas.

Debido al incremento progresivo en la obesidad, así como al impacto negativo que representa sobre la salud, es necesaria una mayor comprensión de sus efectos en las enfermedades respiratorias y la provisión de recursos adecuados para la atención integral a estos pacientes.

22/8/15

Cómo achicar sus caderas [22-8-15]


Cómo achicar sus caderas

Los músculos exteriores de los muslos (los aductores de la cadera) generalmente están poco trabajados y son bastante débiles.

Ejercitarlos mediante la rutina adecuada, permite conseguir agilidad, mejor equilibrio, máximo desempeño... y muslos y caderas tonificadas.

En este ejercicio, se tratará de hacer trabajar los músculos mencionados mediante el levantamiento de bolsas con peso colocadas en los tobillos (tobilleras).

Lo esencial

· Repeticiones: de 8 a 12 levantamientos son considerados una "serie". Haga una a tres series con ambas piernas

· Sesiones por semana: dos a tres; permítase al menos un día de descanso entre entrenamientos.· Velocidad: 3 segundos para levantar, 1 segundo de pausa, 3 segundos para bajar.

· Peso: Si usted no puede hacer ocho repeticiones, el peso es demasiado. Cuando usted puede hacer 12 repeticiones fácilmente, el peso es insuficiente.

· Recuerde respirar correctamente.

Lo que no hay que hacer

· Inclinar su cuerpo hacia el lado opuesto a la pierna que está levantando.

· Levantar su pierna demasiado alto (más de 30 cm.)

· Apuntar los dedos de los pies hacia los lados o hacia adentro.

· Apoyarse en la parte de atrás de la silla con demasiada fuerza.

La posición

· Párese con la cabeza erguida.

· Mantenga los hombros relajados.

· Meta la panza.

· Apóyese en la parte de atrás de una silla.

· Coloque los pies separados (7 a 10 cm.), con los dedos de los pies apuntando hacia delante.

· Asegure bien las tobilleras, sin que estén demasiado apretadas.

El ejercicio

1. Levante lentamente su pierna derecha lateralmente.

2. Mantenga siempre los dedos del pie apuntando hacia adelante, y levante el pie hasta aproximadamente 20 a 25 cm. del suelo.

3. Sostenga, y entonces baje.

4. Repita con la otra pierna..

21/8/15

9 errores comunes de quien quiere adelgazar [21-8-15]

 
9 errores comunes de quien quiere adelgazar

¿Toda la vida luchando contra los kilos de más? ¿Será que hay algo que haces mal? Algunos pequeños cambios pueden ayudarte.

Las renombradas nutricionistas Stephanie Clarke, Willow Jarosh y Mitzi Dulan, colaboradoras habituales en varios medios estadounidenses,  reunieron para la web FitSugar los que consideran los principales 9 errores que la gente comete para bajar de peso. Mira lo que debes evitar.

1. Falta de planificación: cuando ataca el hambre y uno no está preparado, generalmente hace malas elecciones. Stephanie recomienda planificar al máximo qué vamos a comer. Lo ideal es organizar con anticipación no solo las comidas de la semana, sino los aperitivos y snacks.

2. No contar que estás a dieta: amigos y familiares, cuando no están informados acerca de su decisión de bajar de peso, pueden terminar saboteando tu dieta.

Así que cuéntalo. No solo pueden apoyarte y darte consejos, sino que además, en lugar de recibir una invitación a tomar un helado después del trabajo, puede que te sorprendan invitándote al gimnasio, a jugar al fútbol o cualquier otra actividad física después del trabajo, por ejemplo.

3. Proteínas, o pocas o demasiadas: aunque las dietas que priorizan las proteínas a costa de otros alimentos como carbohidratos, están en aumento, a la larga terminan dando lugar a la falta de nutrientes esenciales presentes frutas, verduras, granos, semillas y granos enteros.

Por otro lado, cuando no comes suficiente proteína puedes terminar ganando kilos de más. Lo importante, según Mitzi, es incluir una porción de la proteína en cada comida, lo suficiente para estar satisfecho.

4. Comer mucho aprovechando que has hecho ejercicio: si crees que correr te da el derecho de darte un atracón de pizza después, no sólo estarás promoviendo una relación enfermiza con la comida, sino también acabarás ganando peso, advierte Stephanie.

Esto es así porque correr 30 minutos quema unas 250 calorías, mientras que un postre típico, por ejemplo, tiene 300. El ejercicio debe ser un complemento a una dieta sana y no una herramienta para librarse de los excesos y hábitos alimenticios equivocados.

5. Saltarse comidas para poder beber: aparte de hacer que te emborraches, este hábito puede hacer que dejes de consumir nutrientes esenciales y provoca un desequilibrio en los niveles de azúcar en la sangre. Si vas a beber, lo recomendable es comer lo necesario para estar saciado –no más-, reducir la cantidad de alcohol que bebes y acompañarlo de bastante agua, con lo que te evitarás una buena resaca.

6. Sacrificarse demasiado:
pensar que vas a tener que dejar de comer lo que más te gusta durante el resto de tus días puede ser una  tortura psicológica. Aunque se  trate de patatas fritas, vino, helado u otras cosas supuestamente prohibidas en las dietas, es recomendable que no las elimines por completo.

Puedes comerlos, pero siempre en pequeñas cantidades, de lo contrario hay bastantes chaces que un día no aguantes y te des un atracón. O abandones los buenos hábitos que habías adquirido. Concretamente, Stephanie y Willow recomiendan a  sus clientes que se permitan excesos de unas 150 a 200 calorías extras por día.

7. El día de la exageración: Te portaste bien toda la semana, así que mereces una recompensa, ¿no? No siempre. Un día de excesos puede hacerte arruinar todo el esfuerzo realizado, si te pasas un día entero comiendo alimentos muy calóricos. En lugar de hacer eso, es mejor darse pequeños caprichos cada día.

8. No contar calorías: monitorar la ingesta diaria de calorías es uno de los mejores consejos para quien está tratando de perder peso, dice Mitzi. Mantener un diario es una de las maneras más precisas de hacer esto. Puedes escribir en un cuaderno o utilizar sitios Web y aplicaciones, a fin de no perder el control de lo que estáscomiendo.

9. Abuso de los alimentos light: productos “libres de grasa” pueden hasta tener menos calorías, pero también contienen ingredientes insalubres, como sal y azúcar, que le dan sabor a la comida. Además, un estudio reciente demostró que no estamos satisfechos con este tipo de comida, porque terminan haciendo que comamos más. Las tres nutricionistas están de acuerdo en que hay que elegir “comida de verdad” en lugar de los light es una manera más saludable de llenar el estómago.

19/8/15

Atracones periódicos pueden ser síntoma de un trastorno [19-8-15]


Atracones periódicos pueden ser síntoma de un trastorno

El síndrome del atracón debe reconocerse como un trastorno de la conducta alimentaria más extendido y también más serio de lo que se pensaba. De hecho, puede llevar a la obesidad e incluso al abuso de sustancias como alcohol o estupefacientes.

El síndrome del atracón podríamos definirlo como una tendencia compulsiva a comer de forma incontrolada para, una vez saciados, sentir remordimientos por lo que hemos hecho. A diferencia de los bulímicos, las víctimas del síndrome del atracón no realizan estrategias para eliminar lo ingerido.

Actualmente los especialistas lo consideran como un auténtico trastorno alimentario, al igual que la anorexia y la bulimia. Si bien estos últimos trastornos pueden llevar a situaciones gravísimas, el del atracón, sin llegar a tales extremos, sí puede acarrear consecuencias muy negativas para la salud. Y además está mucho más extendido.

Para que pueda decirse que se padece el síndrome, no vale con caer en el atracón de vez en cuando. Pero si ocurre con cierta asiduidad, en torno a dos o tres veces por semana durante seis meses, debemos empezar a preocuparnos, pues es la frecuencia a partir de la cual los especialistas consideran que se puede hablar de trastorno alimentario.

Un trabajo publicado recientemente en "Biological Psychiatry" indica que en torno a un 2,8 % de la población lo padece, e incluso podría ser un porcentaje mayor. Así, resulta ser mucho más frecuente que la anorexia (0,6 %) y la bulimia (1 %). Pero el trabajo afirma, además, que normalmente está relacionado con la obesidad severa y con otros trastornos psiquiátricos: depresión, fobias, alcoholismo, o abuso de sustancias.

El tratamiento debe hacerse siempre con asistencia médica. Comienza con el reconocimiento por parte del paciente de que padece una adicción. Luego apuntará absolutamente todos los alimentos que ingiere y, posteriormente, hay que analizar la causa de esta ingestión incontrolada, que suele ser psicológica.

Una vez dominada la tendencia se llega a la fase de estabilización, en la que lo que prima es la vigilancia para no recaer. Si asumimos el problema como algo importante podemos ser optimistas, pues en torno a dos tercios de los que inician la terapia alcanzan esta fase.
  

18/8/15

Analizan el efecto del consumo moderado de cerveza en dietas para adelgazar [18-8-15]


Analizan el efecto del consumo moderado de cerveza en dietas para adelgazar

El Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas ha analizado este jueves las últimas investigaciones científicas nacionales e internacionales sobre los efectos del consumo moderado de cerveza.

De esta manera, el papel de la cerveza en la Dieta Mediterránea o los efectos de su consumo moderado en las dietas de adelgazamiento han sido algunas de las temáticas que se han abordado durante la presentación de la Monografía Científica del IV Simposio Internacional de la Cerveza.

El Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Dr. Lluís Serra; y el de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Virgen de la Torre (Madrid), Dr. Manuel Gargallo, han sido los encargados de realizar la presentación del documento a los médicos colegiados de Las Palmas.

Aquí, la organización del simposio explicó en una nota de prensa que una alimentación variada y equilibrada es uno de los pilares de la Dieta Mediterránea, declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en el año 2010.

Además, las bebidas fermentadas consumidas de forma moderada también podrían formar parte de este estilo de vida; según un artículo publicado en la revista Public Health Nutrition1, que las incluye en el texto de la Dieta Mediterránea que acompaña a la pirámide de alimentos.

BEBIDA MILENARIA DE INGREDIENTES NATURALES

Lluís Serra recordó que la cerveza es una bebida milenaria elaborada con ingredientes naturales --agua, cerveza y lúpulo-- y con bajo contenido alcohólico, cuyo consumo moderado podría aportar nutrientes a la dieta habitual así como otros compuestos beneficiosos para la salud.

"Su composición la diferencia del resto de bebidas y le confiere un especial interés nutritivo, por lo que siempre ha estado ligada a la Dieta Mediterránea clásica", manifestó.

Asimismo, ha explicado que esta bebida fermentada ya formó parte en la Antigüedad de la cultura mediterránea, por lo que "tiene derecho a reclamar su protagonismo como ingrediente de uno de los modelos alimentarios más saludables del planeta".

CONSUMO MODERADO DE CERVEZA EN LAS DIETAS DE ADELGAZAMIENTO

Por su parte, el Dr. Manuel Gargallo afirmó que, "de acuerdo con recientes investigaciones, un consumo moderado de cerveza, manteniendo un equilibrio calórico, no tiene por qué repercutir en un exceso de peso ni en un incremento del perímetro abdominal".

"Y es que la cerveza tradicional supone sólo unas 45 calorías por cada 100 cc y 17 calorías en el caso de la cerveza sin alcohol. En el tratamiento dietético del obeso es ineludible asumir de antemano el más que probable consumo, tan arraigado en nuestra cultura, de bebidas fermentadas por parte del paciente", explicó.

Entre las recomendaciones dirigidas a las personas en tratamiento dietético, se aconseja mantener siempre el consumo de cerveza dentro de lo que se define como moderado (2 o 3 cervezas al día para los hombres y 1 o 2 para las mujeres), tomarla tras haber calmado la sed con una bebida no calórica (agua o infusión), intentar sustituirla en la mayoría de los casos por cerveza sin alcohol, ofrecer unas pautas de intercambio calórico para cuando se consuma esta bebida y controlar el aporte de productos hipercalóricos.

"Por ejemplo, a la hora del aperitivo es importante evitar alimentos ricos en grasas, que se pueden sustituir por encurtidos como pepinillos, cebolletas, anchoas o piparras", indicó Gargallo.

ESTUDIOS DESLIGAN EL CONSUMO MODERADO CERVEZA DE LA OBESIDAD

Asimismo, existen numerosas evidencias científicas que desligan el consumo moderado de cerveza de la obesidad. En esta línea, la investigación Asociación entre el consumo moderado de cerveza tradicional y sin alcohol y la composición corporal2, realizado por Ana Mª Veses Alcobendas, investigadora en el Instituto del Frío-ICTAN del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, refleja que un consumo moderado de cerveza no provoca aumento del peso, ni modificaciones en la composición corporal.

Entre otros parámetros, el estudio analizó la ausencia de variación en el peso, el índice de masa grasa y masa corporal. Igualmente, se llevó a cabo un análisis dietético y de la actividad física realizada por los sujetos en el periodo del estudio y se realizaron mediciones de los pliegues cutáneos y de las circunferencias corporales.

Así, las mediciones antropométricas determinaron que el consumo moderado de cerveza, tanto tradicional como sin alcohol, no modifica la circunferencia del brazo, cadera y cintura; y tampoco registraron alteraciones significativas en los pliegues cutáneos.

17/8/15

¿Cómo acelerar tu metabolismo para bajar de peso?


¿Cómo acelerar tu metabolismo para bajar de peso?

Al seguir estos trucos, nuestro organismo puede mantenerse sano de forma natural y autorregulada.

peru.com

Siempre es posible modificar nuestro metabolismo y hacer que trabaje con nosotros y no en nuestra contra. Algunos estudios han demostrado que cada uno de estos consejos acelera tu metabolismo, con lo que tu cuerpo baja de peso de forma más rápida, sana y natural en menos tiempo y con menor esfuerzo.

1. Desayuna algo nutritivo todos los días


Comer algo nutritivo en el desayuno (como un omelet de espinacas y queso feta con una rebanada de pan tostado integral) poco después de levantarte hará que tu metabolismo comience a trabajar inmediatamente y de forma correcta.

Esto se debe a que el desayuno le da energía al cuerpo y este deja de acumular grasa, en su lugar comienza a trabajar con el alimento que le damos y baja de peso de forma natural. Además es recomendable que cenes ligero, ya que durante la noche pasamos varias horas en ayuno y el cuerpo acumulará la mayor cantidad de grasa que pueda.

2. Agrega el té verde a tu dieta

El té verde es conocido por sus propiedades antioxidantes, pero también se ha descubierto recientemente que ayuda a acelerar el metabolismo, y con ello, a perder peso rápidamente. Investigadores de diversas universidades han realizado estudios con varios grupos de gente para determinar los beneficios de esta infusión.

3. Come alimentos ricos en omega 3

Ya sabemos que comer pescados ricos en ácidos grasos omega 3 (como el salmón o atún) acelera tu metabolismo, además de regular los niveles de azúcar en sangre y reducir otros problemas (como la inflamación). Pero algunos estudios que se han realizado recientemente han comprobado que estos ácidos grasos también ayudan a reducir la resistencia a la leptina, una hormona que facilita la pérdida de peso.

4. No elimines todas las calorías de tu dieta

Tenemos la idea de que quienes eliminan más calorías de su alimentación, logran bajar de peso más fácilmente. Aunque esto puede ser cierto en el inicio, cuando nuestro cuerpo se da cuenta de que le estamos dando menos calorías, comienza a incrementar sus reservas de energía acumulando grasa. Por ello, comer más acelera tu metabolismo siempre y cuando elijas alimentos sanos y que te aporten nutrientes. También es importante que no pases largos períodos de ayuno. Lo ideal es comer 6 veces al día (300 calorías cada vez), en lugar de hacer dos comidas demasiado abundantes o de alto valor calórico.

5. Agrega distintas intensidades al ejercicio


La siguiente vez que realices ejercicio (caminar, nadar, correr, etc.) añade algunos intervalos de 30 segundos en los que aumentes la intensidad y luego regresa a la intensidad normal. Estos ligeros cambios harán que tu cuerpo consuma más energía, fortalece considerablemente la capacidad de las células para regenerarse y les ayuda a tener una mayor oxigenación. Con esto también te puedes ejercitar menos tiempo pero lograr los objetivos deseados mucho más rápido. Estos intervalos los puedes añadir a cualquier deporte que realices.

6. Toma un descanso después de ejercitarte

El ejercicio es un regalo que le podemos hacer a nuestro cuerpo y nuestra salud, pero también puede ocasionar un cansancio muy severo cuando es demasiado intenso. Aunque el ejercicio nos ayuda a acelerar el metabolismo, un elemento clave para ello es el descanso adecuado que le permite a nuestro cuerpo regresar a su estado de calma total. Es importante que la cantidad de calorías que quemas con el ejercicio sea superior a la cantidad que consumes, esto te ayudará a bajar de peso más eficazmente.

7. Evita las grasas trans

Todos hemos escuchado lo malas que son este tipo de grasas, pero además reducen la habilidad natural de tu cuerpo para quemar grasa. Esto se debe a que alteran nuestras células y alargan nuestro metabolismo. Por si esto fuera poco, también pueden generar resistencia a la insulina e inflamación. Así que elimina las grasas trans de tu dieta, acelera tu metabolismo y baja de peso.

8. Incrementa la ingesta de proteína

Nuestro cuerpo tarda más tiempo en digerir los alimentos ricos en proteína que los ricos en grasa o carbohidratos. Esto significa que cuando comes proteína te sientes satisfecho por más tiempo, mientras que tu metabolismo sigue trabajando y quemando grasa para lograrlo. Esto se traduce en un aceleramiento considerable de tu metabolismo y en una reducción de hambre. Además, se ha demostrado que comer proteína te permite ganar músculo en lugar de grasa.
 

2/8/15

El ruido del tráfico se asocia a una mayor obesidad abdominal [02-08-15]


El ruido del tráfico se asocia a una mayor obesidad abdominal

Los especialistas advierten que el ruido, al actuar como un estresor, aumenta los niveles de cortisol en las personas, lo que produce este aumento de peso de gran riesgo para la salud


economiaynegocios.cl

Los investigadores del Instituto de Medicina Ambiental del Instituto Karolinska, de Suecia, realizaron un estudio en que se detectó una relación entre mayores niveles de ruido del tráfico vehicular -por sobre los 45 decibeles- y una mayor obesidad abdominal en las personas expuestas a él.

El trabajo consistió en evaluar a 5.075 personas que viven en cinco áreas rurales y suburbanas alrededor de la capital sueca, Estocolmo, expuestas a ruidos de distintos tipos de transporte desde 1999. En la ocasión se vio que los afectados por una combinación de ruido vehicular, de aviones y trenes son los que presentan el mayor riesgo de acumular la llamada "grasa visceral", considerada la más peligrosa para la salud. Además, la asociación se da con más fuerza entre los menores de 60 años.

Durante el seguimiento, se les pidió completar un detallado cuestionario sobre estilo de vida, nivel de estrés psicológico, insomnio y tensión laboral. Asimismo, se les tomó la presión arterial, se les hizo un test para detectar diabetes y se les midió la obesidad abdominal.

Los resultados

Del total, el 54% estuvo expuesto solo a ruido de tráfico vehicular, el 15% a dos tipos de tráfico y el 2% a los tres tipos. Alrededor del 30% estuvo expuesto a ruidos bajo los 45 decibeles (dB), que no es considerado dañino.

El mayor riesgo de acumular grasa visceral aumenta de 25% en quienes están expuestos a una sola fuente de estos ruidos a casi 50% en quienes están afectados por los tres tipos de ruido. Los resultados se publicaron en línea en Occupational & Environmental Medicine.

Los autores del trabajo explican esta asociación diciendo que el "ruido puede ser un importante estresor que aumenta la producción de cortisol, hormona que favorece el depósito de grasa abdominal por sobre la obesidad general". Esto explicaría que las personas pueden tener un índice de masa corporal normal, al mismo tiempo que presentan obesidad visceral, con un perímetro de cintura aumentado.

"Se trata de una asociación que a primera vista parece extravagante", dice el doctor Christian Vuskovic, director técnico de Calidad de Vida de la Mutual de Seguridad.

"Pero el ruido es un gran estresor en las sociedades actuales que, como la nuestra, vive en ciudades hacinadas, con sistemas de transporte que producen ruido por sobre los 50 o 60 decibeles", agrega el especialista.

Un estudio realizado por la Universidad Católica en 2011 sobre niveles de ruido en Santiago estableció que la esquina de Pedro de Valdivia con Nueva Providencia registra la mayor contaminación acústica, por sobre los 87 dB. Le siguen la esquina de Augusto Leguía y Apoquindo (82 dB), plaza Italia (80,5 dB) y Alameda con General Velásquez (79 dB).

Según explica el doctor Vuskovic, estas fuentes de estrés se mantienen en el tiempo, por lo que se libera la hormona cortisol, que ayuda a esta acumulación de grasa abdominal, al desarrollo del síndrome metabólico y de resistencia a la insulina.

El estudio sueco se suma a una serie de evidencia que ha sido destacada por la Organización Mundial de la Salud, que demuestra una fuerte asociación entre contaminación acústica por tráfico en las ciudades y un mayor riesgo de diabetes, hipertensión arterial, así como infarto cardíaco y cerebral.

Los investigadores proponen investigar otros problemas de salud que podrían estar asociados a niveles dañinos de ruido.