27/2/15

La flora intestinal y la obesidad 27-02-2015


La flora intestinal y la obesidad

Un estudio aporta nuevos factores que influyen en el desarrollo de la obesidad

La obesidad es un problema que el los últimos años ha logrado extenderse con rapidez por todo el mundo. En la población infantil, por citar un ejemplo, las cifras nos indicas un ritmo de 350.000 nuevos obesos por año en todo el mundo.

Un estudio realizado por Meter Turnbaugh, investigador de la Universidad de Washington en St. Louis, ha demostrado que la reducción parcial de ciertas bacterias que normalmente forman nuestra flora intestinal, puede sumarse a los factores que influyen directamente a la obesidad, tales como la dieta y el sedentarismo.

El intestino de las personas obesas tiene una composición bacteriana que se diferencia de la de las personas con un peso normal, asegura Turnbaugh. Gracias al estudio, se percibió que mientras se reducía el número de bacteriodetes intestinales, una de las dos clases de las llamadas “bacterias buenas”, que son quienes ayudan en el proceso de la digestión, la enfermedad aumentaba.
 

21/2/15

El riesgo de muerte es cinco veces mayor en las personas obesas que fuman 21-02-2015

 
El riesgo de muerte es cinco veces mayor en las personas obesas que fuman, según un estudio estadounidense

Las personas que son obesas y fuman tienen un riesgo de mortalidad entre 3,5 y 5 veces superior a aquellas con peso normal y no fumadoras, según un estudio del Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. Este trabajo también concluye que ser fumador constituye un factor de riesgo más fuerte en relación a la muerte por cáncer que el hecho de padecer obesidad.

Los autores del estudio, publicado en la revista "American Journal of Preventive Medicine", recogieron los datos de más de 80.000 técnicos radiólogos en activo y retirados de entre 22 y 92 años que completaron un autocuestionario en el periodo comprendido entre 1983 y 1989. Los participantes fueron seguidos hasta 2002, fecha hasta la que se registró el número de decesos.

El cuestionario recogía información como la fecha de nacimiento, altura, peso y conducta tabáquica. El Índice de Masa Corporal (IMC) de los participantes se calculó a partir de su peso y altura. Un IMC de entre 30 y 34,9 puntos se consideraba obesidad y más de 35, obesidad grave.

Las conductas de tabaquismo se clasificaron según su duración, intensidad y situación actual. Los investigadores analizaron una medida que incluía tanto los cigarrillos fumados por día como la duración del hábito. Descubrieron que, en general, el tabaquismo, o "paquetes por año", estaba asociado a un mayor riesgo de mortalidad.

Tanto en hombres como en mujeres, el riesgo de muerte debido a una enfermedad circulatorio aumentó al elevarse el IMC. En los participantes obesos y fumadores, este riesgo aumentaba hasta 11 veces en el caso de tener menos de 65 años, en comparación con los participantes de peso normal que nunca habían fumado.

11/2/15

La obesidad, más allá de la glotonería



La obesidad, más allá de la glotonería

Partiendo de que el exceso de la comida no es la única causa de obesidad, algunos investigadores han identificado otros aliados del sobrepeso. Los malos hábitos de sueño y la contaminación son unas de las causas que reseñó la periodista Ángeles Gómez en el diario ‘El País’ de España.

elespectador.com

- Obesidad heredada


Tener un hermano obeso duplica el riesgo de padecer esta enfermedad, afirma Markos Pachucki, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. La investigación, que fue realizada en más de 10.000 hogares de EE.UU., demostró que las probabilidades de heredar la obesidad entre hermanos es mayor que de padre a hijo. Según el trabajo publicado en ‘American Journal of Preventive Medicine’, las posibilidades de tener problemas de sobrepeso aumentan cuando el hermano es mayor y del mismo sexo.

- El trabajo nocturno

Realizar una actividad en la noche altera el ritmo cardíaco y de ese modo hay más posibilidades de subir de peso. Esa es la conclusión de un estudio realizado por el Instituto Médico Howard Hughes en EE.UU.

Según los investigadores, las personas con actividad nocturna se alimentan durante horas en las que el ritmo cardíaco está preparado para el descanso, por lo que las posibilidades de ganar peso son mayores. El gasto energético diario es menor cuando las personas tienen horas de sueño durante el día y vigilia en las noches.

-  Dormir con la TV prendida

“Estar expuesto a la luz artificial del televisor, el computador o una lámpara reduce los niveles endógenos de melatonina, una hormona que se libera durante la noche para regular los ritmos circadianos y que posee un potente efecto antioxidante y antiinflamatorio”, explica Ahmad Agil, investigador de la Universidad de Granada. El experto señala que estos efectos son negativos, ya que la melatonina protege las alteraciones metabólicas que provocan obesidad y diabetes. La recomendación del estudio, publicado en ‘Journal of Pineal Research’, es descansar en la oscuridad.

-  Mujeres con estrés postraumático

Una investigación de las universidades de Harvard y Columbia, publicada en ‘Archives of General Psychiatry’, señala que las mujeres que han sufrido eventos traumáticos tienden a aumentar de peso más rápido y a tener mayor propensión a la obesidad que aquellas que no han atravesado por una situación difícil. Ello se asocia, además, a que cuando las personas viven momentos de estrés tienden a sufrir de depresión y ansiedad, a la que generalmente reaccionan comiendo alimentos ricos en azúcares y grasas.

-  Las pocas horas de sueño

Comer es el mecanismo fisiológico que permite mantener la vigilia. Por ello, se considera que el déficit de sueño contribuye al aumento de peso. Una investigación publicada en el ‘American Journal of Clinical Nutrition’ ha demostrado que el sueño desempeña un papel relevante en el metabolismo energético y por esta razón, dormir más se asocia a un menor índice de masa cor

- La contaminación

Algunos desechos de pesticidas se acumulan en el tejido graso de las personas y favorece el desarrollo de la obesidad y del aumento del colesterol en la sangre. Estas son las conclusiones de un estudio realizado por la Universidad de Granada, en España, publicado en el portal científico ‘Enviromental Pollution’. Estos contaminantes se encuentran en los alimentos con altos contenidos de grasa, incluyendo las carnes y los pescados.

19/1/15

Dieta sin ejercicio se asocia a una pérdida de masa ósea 19-01-2015


Dieta sin ejercicio se asocia a una pérdida de masa ósea

Someterse a dieta hipocalórica para reducir peso, sin acompañarla de la práctica de ejercicio, no es bueno para la salud, dado que también se asocia a pérdida de masa ósea en la cadera y la columna vertebral.

Es lo que afirman investigadores de la Washington University School of Medicine de St. Louis (Estados Unidos), autores de un estudio publicado en "Archives of Internal Medicine".

Estudiaron los efectos de la pérdida de peso sobre la masa ósea en 30 mujeres y 18 varones, con una media de edad de 57 años. Todos presentaban sobrepeso, pero ninguno obesidad.

Aquellos participantes sometidos a dieta hipocalórica durante un año experimentaron una pérdida de densidad ósea del 2,2% en cadera y columna, mientras que no se observó disminución en aquellos que al mismo tiempo practicaron ejercicio.

13/1/15

Desaconsejan alargar más de dos días las dietas «detox» estrictas


Desaconsejan alargar más de dos días las dietas «detox» estrictas

Reducir las grasas saturadas, la sal y el alcohol son las claves


lavozdegalicia.es.-Europa Press

Las dietas «detox», también llamadas depurativas, son planes nutricionales que ayudan a perder peso y volumen, eliminar el exceso de líquidos y con ello el de toxinas, equilibrar los niveles de colesterol y triglicéridos tras una época de excesos, descongestionar el hígado y mejorar las digestiones, sin embargo, las más drásticas no cumplen las premisas de una alimentación sana, por lo que el tiempo máximo para hacer este tipo de regímenes desequilibrados es de uno o dos días para no poner en riesgo la salud, según la nutricionista Leticia Carrera.

Según ha explicado a Europa Press la también directora del Centro de Tratamientos Médico-Estéticos Felicidad Carrera, los regímenes «detox» saludables «no alteran el equilibrio de la dieta, es decir incluyen todos los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo».

Sin embargo, llevados al extremo «pueden producir pérdida de masa muscular, mareos, etc., hasta problemas metabólicos y electrolíticos», ha remarcado. Además, ha recordado que las dietas estrictas «solo deben hacerse bajo control médico».

Pero, ¿qué desventajas presentan estas dietas para correr el peligro de no ser saludables?. Según Carrera, estos regímenes incluyen alimentos diuréticos, digestivos, ricos en agua, fibra, minerales, vitaminas y antioxidantes y «reducen al mínimo la ingesta de productos químicos y tóxicos». Sin embargo, cuando se convierten en estrictas «no aportan todos los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo», ha agregado.

Cuando la especialista habla de nutrientes hace especial hincapié en las proteínas, porque «algunas dietas de este tipo tienden a eliminarlas y por tanto no son equilibradas». En este punto ha señalado los grupos de nutrientes que debe llevar cualquier dieta detox: vitaminas (A, E y C), aminoácidos (Cisteina, Metionina, Tirosina), minerales (Selenio, Cobre, Zinc y Manganeso) y otros como Carotenoides, Flavonoides e Isoflavonas.

Alcohol, sal y precocinados

Carrera también ha hecho hincapié en lo que está parcial o totalmente prohibido al realizar las dietas depurativas. En primer lugar, se deben reducir las grasas saturadas, ya que «ralentizan las digestiones y la asimilación de nutrientes por el organismo». Por otro lado, alimentos con mucha sal están contraindicados porque «la intención es incorporar alimentos diuréticos para ayudarnos a eliminar líquidos/ toxinas y la sal contribuye a retener agua».

Asimismo, el alcohol está totalmente prohibido, como en la mayoría de las dietas, ya que incorpora toxinas al organismo y «lo que queremos es eliminarlas». Además, no se recomiendan alimentos no precocinados ni enlatados «para huir de conservantes y aditivos».

Por otro lado, desde el centro han marcado las pautas nutricionales que deberían seguirse. Uno de los días de la semana recomiendan desayunar un vaso de leche desnatada (con o sin café) o infusión, cereales integrales o tostada integral con aceite, zumo de una naranja, un pomelo, hojas de menta y stevia; y para el almuerzo una piña por ejemplo.

En la comida, sugieren alcachofas cocidas y calabacín a la plancha con una cucharadita de aceite y un filete de ternera blanca con ensalada de canónigos. Para merendar zumo de papaya con arándanos, y en la cena caldo de verduras (apio, puerro, zanahoria y acelgas), sopa juliana o sopa de cebolla; y una rodaja de merluza al horno con tomate asado.

28/12/14

UN TRASTORNO FRECUENTE Obesidad Infantil 28-12-2014

 
UN TRASTORNO FRECUENTE Obesidad Infantil  

La obesidad es un síndrome caracterizado por un incremento de la grasa corporal a un nivel que significa riesgo para la salud. Aparece cuando la ingesta de alimentos energéticos supera al gasto de energía y por consiguiente, se almacenan en el organismo como tejido graso.

La obesidad infanto-juvenil se asocia a una serie de trastornos, algunos de ellos significan un riesgo inmediato y otros a lago plazo.

Existen varias consecuencias que son únicas para la obesidad que se inicia durante la niñez. Entre las que tienen mayor prevalencia se encuentra la discriminación que sufren los niños con obesidad por parte de sus compañeros.

La discriminación adquiere formas más institucionalizadas al mismo tiempo que los niños crecen. Instalada la obesidad, el niño o adolescente suele presentar baja autoestima y depresión en una sociedad donde básicamente la imagen corporal es de suma importancia.


UN TRASTORNO FRECUENTE Obesidad Infantil

Algunos problemas ortopédicos que se presentan sólo durante la niñez se detectan con mayor frecuencia entre niños obesos. De manera frecuente se observan anomalías como escoliosis (desviación de la columna vertebral), pie plano y lordosis.

Algunas lesiones menores, como esguinces de tobillos, pueden tomar más tiempo para sanar o se pueden volver crónicas en niños y adolescentes con exceso de peso y pueden constituir la causa del dolor persistente en las extremidades del cuerpo.

Aunque las complicaciones cardiovasculares de la obesidad se presentan con menor frecuencia que en pacientes adultos, los precursores de la enfermedad durante la edad adulta se encuentran durante la niñez.

En el cuello y en los lugares de roce (axila, superficie interna de las piernas) puede presentarse un aumento de la pigmentación (acantosis). En los varones los genitales externos suelen parecer pequeños, aunque en realidad están ocultos por el tejido graso del pubis. En las niñas obesas la menarca aparece más tempranamente que en las delgadas.

El niño obeso tiene un elevado riesgo de padecer en la vida adulta enfermedades cardiovasculares, pulmonares, hipertensión arterial, diabetes mellitus, litiasis biliar, hipertensión arterial, trastornos psicológicos, entre otras patologías.

Por lo tanto, la obesidad debe ser prevenida y tratada tempranamente.

22/12/14

¿Cómo acelerar tu metabolismo? 22-12-2014


¿Cómo acelerar tu metabolismo?

¿No estás contento(a) con la 'velocidad' de tu metabolismo? Estas estrategias – desde tus comidas, el gimnasio y la hora de dormir – te ayudarán a acelerarlo.

- Consume proteína

La proteína es importante para desarrollar masa muscular. Mientras más músculos tengas, más calorías quemarás.

Acelera tu metabolismo. Tus músculos pueden usar 30 gramos de proteína, según un estudio de Journal of the American Diabetic Association. Más de esa cantidad se almacena como grasa. Trata de consumir un mínimo de 46 gramos de proteína por día.

- Alivia tu estrés

Es imposible vivir libre de problemas, pero la ansiedad continua puede causar que tu glándula suprarrenal libere demasiado cortisol. Niveles elevados de la hormona de estrés pueden cambiar cómo tu metabolismo almacena grasa, enviando la gordura a tu sección media, donde afecta tus órganos vitales.

Acelera tu metabolismo. El yoga puede reducir el estrés al enviar señales a tu cerebro de bajar los niveles de cortisol, de acuerdo al Journal of Alternative and Complementary Medicine. Existe evidencia que la meditación y el tai chi pueden tener el mismo efecto. >> 10 maneras para librarte del estrés

- Desarrolla masa muscular


Con la edad, se comienza a perder masa muscular. El levantar pesas ayuda a mantener y desarrollar los músculos y, de esa manera, tu metabolismo se mantiene alto.

Acelera tu metabolismo. Dos o tres veces a la semana, completa tu sesión de cardio con sesiones de fortalecimiento de 15 a 30 minutos de duración. Haz entre 12 a 20 repeticiones de movimientos que involucren la mayor cantidad de músculos como sentadillas, planchas, lagartijas y zancadas (lunges).

- Aumenta tu ejercicio cardiovascular

Una sesión de 45 minutos intensos te ayudará a elevar tu tasa básica de metabolismo basal o TMB, el número de calorías que un individuo quema mientras descansa, por un 37% por hasta 14 horas después de ejercitarte, indicó un estudio de Medicine & Science in Sports $ Exercise.

Acelera tu metabolismo. Tras una sesión de ejercicio vigoroso, tu temperatura interna se eleva y crea inflamación. Esto provoca que tu cuerpo utilice energía extra para que tu cuerpo se recupere. Los intervalos durante el ejercicio son importantes para aumentar la quema de calorías durante el workout, pero para mantener el metabolismo acelerado horas después de dejar el gym, tienes que ejercitarte una o dos veces por semana por 45 minutos a un nivel que te dificulte sostener una conversación. Relájate después de tu ejercicio y alégrate con el hecho que podrás quemas unas 200 calorías desde tu sofá. >> Marta Montenegro te dice qué comer y cómo ejercitarte para aumentar tu metabolismo

- Consume mucho verde

La fibra en vegetales ayuda a estabilizar los niveles de azúcar, lo que mantiene tu metabolismo corriendo. Además, los antioxidantes en frutas y vegetales ayudan a tu cuerpo a descartar los radicales libres. Los radicales libres pueden afectar las células saludables que tu cuerpo necesita para mantener tu metabolismo fuerte. Libras extra y complicaciones de salud pueden resultar.

Acelera el metabolismo. Trata de consumir de 25 a 30 gramos de fibra diarios. Para sacar el mayor provecho de tus calorías, llena tu plato con estos diez alimentos que, además de contener fibra, investigadores noruegos han encontrado que tienen una gran capacidad de antioxidantes: nueces, pacana, semillas de girasol, chocolate oscuro, moras, arándanos, alcachofas hervidas, albaricoques secos, repollo rojo y col rizada. >> 5 alimentos para acelerar el metabolismo

- Duerme bien


Dos noches de insomnio pueden alterar tu metabolismo – lo que aumentará los niveles de la hormona grelina, que estimula el hambre y minimiza los niveles de la hormona leptina, que te indica cuándo parar de comer, según un estudio de Desarrollo Endocrinológico demostró. La investigación también indicó que la privación de sueño provoca la resistencia de la insulina, lo que interfiere como tu metabolismo procesa la grasa y lo que podría provocar aumento de peso.

Acelera tu metabolismo. Siete a ocho horas de sueño cada noche es considerado lo ideal.

informe21.com

21/12/14

Descubren un extracto de patata que puede combatir el sobrepeso


Descubren un extracto de patata que puede combatir el sobrepeso

  • Un extracto de patata canadiense puede servir para frenar el aumento de peso que ocasiona una dieta rica en grasas e hidratos de carbono.
  • La clave está en la elevada concentración de polifenoles.
  • Son un componente químico beneficioso y presente en frutas y verduras.
  • Trabajan en poder desarrollar un suplemento dietético a partir de dicho extracto.

20minutos.es

No se trata de una dieta milagro a base de patatas para adelgazar y acabar con la obesidad. Investigadores de la Universidad McGill (Canadá) han desarrollado un sencillo extracto de patata rico en polifenoles que puede servir para frenar el aumento de peso que ocasiona una dieta rica en grasas e hidratos de carbono.

Los científicos alimentaron a un grupo de ratones con una dieta inductora de la obesidad que propició que, iniciando el estudio con unos 25 gramos de peso, engordaran una media de 16 gramos después de 10 semanas.

Sin embargo, los científicos observaron que introducir este novedoso extracto de patata, elaborado a partir de una variante de patata canadiense, era suficiente para que engordaran mucho menos, apenas 7 gramos en el mismo periodo.

"Nos quedamos asombrados por los resultados", reconoce el profesor Luis Agellon, uno de los autores del estudio, que de hecho repitió el estudio utilizando un lote diferente de patatas, cultivadas en otra temporada, para corroborar la veracidad de los datos.

La clave, según vieron, está en la elevada concentración de polifenoles, un componente químico beneficioso para la salud que está presente en muchas frutas y verduras, que presentaba dicho extracto, cuya dosis diaria equivalía al consumo de 30 patatas.

"Por supuesto que no queremos recomendar comer 30 patatas al día", añade Stan Kubow, que está trabajando en poder desarrollar un suplemento dietético a partir de dicho extracto para que pueda incorporarse a cualquier dieta alimenticia.