18/6/14

La obesidad en la juventud se asocia a un mayor riesgo de muerte prematura 18-06-2014 *


La obesidad en la juventud se asocia a un mayor riesgo de muerte prematura

Las mujeres que presentan un índice de masa corporal superior a los 18 años de edad presentan un mayor riesgo de mortalidad prematura, según una investigación.



Ser obesa a los 18 años de edad está asociado con tener un mayor riesgo de muerte prematura en las mujeres jóvenes y de mediana edad. Esta es la principal conclusión de una investigación desarrollada en la Escuela de Salud de Harvard, en Boston (EE.UU.).

La investigación, que publica la revista Annals of Internal Medicine, tuvo en cuenta los datos de un estudio nacional sobre salud efectuado sobre una muestra de 102.400 enfermeras. En el momento de comienzo del estudio, en 1989, las mujeres tenían entre 24 y 44 años, e informaron sobre su estatura y peso, y su peso a los 18 años. Además, respondieron a cuestiones sobre sus antecedentes clínicos, el consumo de alcohol, tabaco y el nivel de actividad física.

El seguimiento de estas mujeres se realizó hasta 2001 o hasta la fecha de la muerte. En los resultados se encontró que las mujeres con el índice de masa corporal (IMC) superior a los 18 años consumían más alcohol, fumaban más y eran menos propensas a participar en actividades físicas enérgicas durante su adolescencia.

A lo largo del estudio (durante el cual murieron 710 participantes), los investigadores comprobaron que las mujeres con el índice de masa corporal más elevado a los 18 años sufrieron un mayor riesgo de muerte prematura, incluso en aquellas con un sobrepeso moderado. Cáncer y enfermedades cardiovasculares fueron las patologías presentes como causa de muerte.

Sin embargo, las mujeres que tenían un IMC bajo a los 18 años no tuvieron un mayor riesgo de mortalidad, lo que subraya la importancia de prevenir el exceso de peso en niños y adolescentes, según los autores del estudio.

17/5/14

Según un estudio, los hogares con problemas de obesidad gastan más dinero en alimentos envasados 17-05-2014


Según un estudio, los hogares con problemas de obesidad gastan más dinero en alimentos envasados

La cesta de la compra de estos hogares es un 6% superior y se compone principalmente por productos relacionados con el control del peso, como los edulcorantes, los refrescos 'light' y los yogures desnatados.


Según el estudio “Marketing para un Target de Peso” realizado por TNS Worldpanel, se ha demostrado que en los hogares en donde el ama de casa o el responsable del aprovisionamiento tiene problemas de obesidad, se gasta más dinero en alimentos envasados, una media de 1.830 euros anuales frente a los 1.794 euros de un hogar promedio.

En el mismo estudio se ha observado que estas familias también realizan menos visitas a los establecimientos para abastecer sus hogares (72 visitas anuales frente a la media de 76), aunque su ticket de compra es un 6% superior comparado con el ticket de los hogares promedio. Con relación a los productos que consumen, suelen decidirse por productos locales o segundas marcas internacionales, y eligen en menor medida las marcas líderes o del distribuidor.

La cesta de la compra de estos hogares se compone de productos de todo tipo, pero se destacan aquéllos directamente relacionados con el control del peso, como los edulcorantes, los refrescos 'light' y los yogures desnatados. Por otro lado, la proximidad del centro comercial y el precio hacen que se decanten en mayor medida por los supermercados 'discount', los mercados y las plazas.

Para Montse Roma, responsable de marketing de TNS Worldpanel, "la obesidad no es sólo una cuestión de gobiernos e instituciones, los fabricantes de alimentación y bebidas juegan también un papel muy importante en su prevención". Roma apuntó que "los fabricantes han adecuado su estrategia, su comunicación y su portafolio de productos a la nueva realidad", aunque reconoció que "ahora es el turno del consumidor". Según la experta en marketing, "el problema no radica en qué se come", sino "en los hábitos de consumo", aclaró. Finalmente, Montse Roma recalcó que "la obesidad afecta a todos, adultos y niños".

16/5/14

Errores más frecuentes de los padres de niños obesos


Errores más frecuentes de los padres de niños obesos

Los padres son los principales responsables de la salud de sus hijos. Cuidar su alimentación y evitar conductas que puedan derivar en malnutrición es su deber. Aquí algunas recomendaciones de una especialista.


terra.cl

La preocupante alza del índice de obesidad infantil durante la última década no es un tema nuevo. Según el mapa nutricional de Junaeb, esta malnutrición por exceso ha alcanzado un registro que supera el 20%.

Ante esto, la experta en nutrición pediátrica de la Universidad Iberoamericana de Ciencias y Tecnología, Yasna Muñoz, señala que “una de las causas de este problema son los errores que comenten los padres, muchos incorporan desde muy pequeños el consumo de alimentos dulces o salados a sus niños menores de un año, activando las papilas gustativas y generando que el pequeño se acostumbre a estos sabores adictivos.

Las colaciones son lo que más complican a los padres, quienes muchas veces  optan por dar dinero a sus hijos, dejando que ellos adquirieran alimentos elaborados con altos contenidos de azúcar, sodio, grasas saturadas y trans, lo que fomenta el aumento de peso y grasa corporal.

La compra de sopaipillas, empanadas, papas fritas, etc. a la salida de los colegios, también es una práctica de los progenitores, es bueno recordar la mala manipulación e higiene de éstos,  sin ignorar que dichos alimentos son altamente energéticos y que aportan una mayor densidad energética, sodio y grasas saturadas.

Otro punto a destacar, son las horas frente al televisor o al computador que están los niños, el sedentarismo que esto genera es igual o más perjudicial que el consumo de comida chatarra en los menores que están en etapa de crecimiento, es por esto que se recomienda que esto no sobrepase una hora al día.

Recomendaciones para evitar la obesidad infantil:

-Fomentar el consumo de frutas y verduras en los escolares.

-Fomentar el consumo de frutos secos como maní, pasas, almendras, nueces, entre otros, debido a que son ricos en aminoácido esenciales y omega 3, que ayuda a la concentración y memoria de los escolares.

-Fomentar el consumo de agua.

-Fomentar el consumo de lácteos y variedad, semidescremados o descremados.

-Leer siempre las etiquetas nutricionales de los alimentos a consumir por los niños, fijarse siempre en la porción de consumo habitual, cantidad de grasas saturadas, azucares y sodio.

-Fomentar la actividad física y el deporte al aire libre como caminatas, andar en patines, bicicleta, entre otras.

23/4/14

Dormir más puede ayudar a bajar de peso 23-04-2014


Dormir más puede ayudar a bajar de peso


Los resultados de la investigación publicada en la revista “ Obesity Reviews ” demuestran que sustituir una hora de inactividad, como la de ver televisión, con una hora de sueño puede disminuir el consumo de calorías diarias, según Michael Sivak, jefe de la División de Factores Humanos del Instituto de Investigación del Transporte de la Universidad de Michigan. “ El consumo de calorías en una sociedad con comidas preparadas disponibles es generalmente proporcional al número de horas que se está despierto ” , señaló el científico en su informe sobre el estudio. “ Si se reemplaza una hora de estar despierto por una hora de sueño, nos privamos de un importante consumo de comidas porque hay una reducción de la oportunidad de comer ” , agregó.

Sivak sostiene que una persona que duerme 7 horas por la noche y consume 2 mil 500 calorías durante las 17 horas restantes del día puede reducir 147 calorías durmiendo una hora más en vez de ver la televisión.}

El investigador calculó que tal disminución de consumo de calorías resultaría en la pérdida de unos seis kilogramos al año. “ Investigaciones recientes han sugerido que los niveles de la hormona leptina y grelina sirven de intermediarias en la relación entre la falta de sueño y el aumento de peso. Sin embargo, esto puede ser sólo una parte de la historia ” , según Sivak. “ Una gran proporción de la población padece al mismo tiempo de sobrepeso y falta de sueño, por lo que reemplazar actividades sedentarias por sueño, puede ofrecer una solución conductual práctica ” , agregó.

La obesidad y el peso excesivo se han convertido en una epidemia en Estados Unidos, donde las autoridades calculan que el problema es sufrido por casi dos tercios de la población.

Tanto la obesidad como el sobrepeso constituyen problemas médicos graves pues generalmente son causa de enfermedades cardíacas, diabetes y hasta de cáncer.

11/4/14

HIPERTENSIÓN ARTERIAL Y OBESIDAD 11-04-2014


HIPERTENSIÓN ARTERIAL Y OBESIDAD

Existen abundantes pruebas clínicas y epidemiológicas de la asociación entre T.A. Y peso corporal (P.C.). No todos los hipertensos son obesos y tampoco todos los obesos son hipertensos, sin embargo, la relación entre obesidad e HTA ha sido bien documentada en la mayoría de grupos raciales, étnicos y socioeconómicos.

En el estudio Framingham Heart Study sugieren que, aproximadamente, el 78% de los casos de HTA en varones y el 65% de los casos en mujeres se pueden atribuir directamente a la obesidad.

- La influencia de la obesidad en los niveles de T.A. Comienza en una etapa temprana de la vida. Aunque la relación entre obesidad e HTA existe a lo largo de todo el ciclo vital, es más estrecha en los adultos jóvenes con edades comprendidas entre 20-50 años y disminuye con la edad. Es decir, que en los sujetos de mayor edad, la obesidad sólo amplifica la relación edad – T.A.

- El tipo de obesidad también es un determinante importante en la prevalencia de HTA.
Los sujetos con obesidad central presentan mayor riesgo de HTA, y de tener otros factores de riesgo cardio-vascular (diabetes, colesterol alto).
El parámetro utilizado para medir la obesidad central es la circunferencia de la cintura.
Si la circunferencia de la cintura es > de 102 en los varones y > de 90 en las mujeres; se asocia a un incremento 2 a 3 veces del riesgo de HTA.

- El aumento de peso a largo plazo, aumenta espectacularmente el riesgo de HTA y la pérdida de peso se asocia a un riesgo significativamente inferior.

- La Hipertensión inducida por la obesidad tienen algunas características diferenciales de las observadas en pacientes hipertensos delgados.
En los obesos hay un volumen alto de plasma circulante y sangre entera y, sin embargo, la resistencia vascular (calibre arterial) es inapropiadamente normal.
Los obesos tienen más posibilidades de desarrollar una hipertrofia (gran desarrollo) del ventrículo izquierdo que los no obesos.

- El objetivo del tratamiento antihipertensivo es reducir la morbimortalidad asociado a la hipertensión.

El fracaso terapéutico en los hipertensos se debe en gran medida a la obesidad. Los pacientes obesos e hipertensos, necesitan una mayor cantidad de fármacos que los pacientes hipertensos delgados de la misma edad y sexo.

La restricción moderada de la ingesta calórica y de la sal constituye el tratamiento más efectivo y seguro para la HTA del obeso.

El efecto antihipertensivo de la dieta se potencia con un incremento del ejercicio físico, pues éste también ayuda a controlar la tensión, aunque no se pierde peso.

La pérdida de peso, además de disminuir la tensión arterial, permite mejorar notablemente la función cardiaca.

El gran reto no sólo es lograr la pérdida de peso, sino el conseguir mantenerlo para poder mantener así mismo la T.A. En valores normales.

(*)Marta Aguirre es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valladolid, Máster en Nutrición e Higiene Alimentaria por la Universidad de Burdeos y doctora en Medicina en la Universidad del País Vasco.

7/4/14

El chocolate previene la obesidad y la diabetes


El chocolate previene la obesidad y la diabetes

muyinteresante.es

Una vez demostrado que el chocolate no engorda, que es bueno para el corazón y para el colon, entre otras cosas, una reciente investigación acaba de demostrar que además previene la obesidad y la diabetes tipo 2.

El estudio, que ha sido desarrollado por un equipo de investigadores del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia (EEUU), demuestra mediante un experimento con ratones de laboratorio, que ciertos antioxidantes del cacao -el ingrediente principal de chocolate-, los flavonoides, impiden ganar peso y además bajan los niveles de azúcar en la sangre.

Los ratones fueron sometidos uno a uno a seis tipos diferentes de dietas durante 12 semanas incluyendo los extremos de dieta baja en grasas y alta en grasas. Además cada ratón recibió 25 gramos de cacao por cada kilogramo de peso cada día. Los científicos descubrieron que una dieta alta en grasas combinada con el suplemento del cacao era la mejor combinación para mantener el peso de los ratones y mejorar la tolerancia a la glucosa.

El potencial del chocolate como instrumento para mejorar nuestra salud es mayor de lo que se pensaba, según afirman los investigadores en las conclusiones del trabajo que ha sido publicado en la revista Journal of Agricultural Food and Chemistry.

28/3/14

En la lonchera puede empezar la obesidad 28-03-2014


En la lonchera puede empezar la obesidad

Un estudio del Observatorio del Régimen Alimentario determina que el 78% de niños no incluye frutas en su alimento de recreo.

Sin control en el consumo de alimentos y con cuentas abiertas en bares, los establecimientos educativos tienden a convertirse en una fuente de mal nutrición para los niños.

Un estudio del Observatorio del Régimen Alimentario y de la Actividad Física de Niños y Adolescentes Ecuatorianos identificó nueve productos de mayor consumo entre chicos de 6 a 17 años en los planteles de Guayaquil, Quito y Cuenca.

Las preferencias nacionales, en ese orden: papas fritas, plátano frito o chifles, cueritos, galletas, sándwiches (jamón y queso), arroz, salchipapas, hamburguesas y hot dogs. A esto se suman las bebidas: gaseosas, jugos artificiales, agua, los llamados bolos, coladas y limonadas; y las golosinas: chocolates y caramelos.

Un coctel con una influencia directa en el peso y en el estado de salud de los niños. “Son alimentos fritos, ricos en grasa”, refiere el doctor Rodrigo Yépez, director del Observatorio, que trabaja desde el 2004 en determinar la magnitud y características del sobrepeso y obesidad de niños y adolescentes en el Ecuador.

El Observatorio es una iniciativa de la Secian (Sociedad Ecuatoriana de Ciencias de la Alimentación y Nutrición) y cuenta con el apoyo técnico y financiero de las organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud.

En el país las cifras son preocupantes. Uno de cada cuatro niños en edad escolar presenta sobrepeso y obesidad, sin diferencias entre planteles públicos y privados, establece este estudio que evaluó a 2.150 menores.

Eso, dice Yépez, revela una realidad que hasta hace poco pasaba inadvertida: “Existe obesidad en la pobreza” porque el problema pasa por la calidad de los alimentos, no por la cantidad.

Su colega Martha Montalván, coordinadora del Observatorio núcleo Guayaquil, coincide con él. “No está relacionado con la clase social sino con el tipo de alimentación, que en el 41% de los casos viene de la casa”, dice.

En la investigación, el Observatorio de Guayaquil, uno de los tres a nivel nacional (hay otros en Quito y Cuenca), estudió a 470 jóvenes de nueve colegios (ocho fiscales y un particular) de la ciudad. La situación fue similar: el 24,9% de los estudiantes presentó exceso de peso. Y de estos, el 18,4% problemas de sobrepeso y el 6,5% obesidad.

Todo, agrega la especialista, está relacionado con los alimentos que consumen los escolares, que en Guayaquil prefieren galletas, snacks y papas fritas a la hora del recreo y descartan las frutas (el 78% no las come) y la leche (solo el 16% la toma).

El resultado a futuro, indica la especialista, adolescentes y adultos con diabetes tipo 2, hipertensión, arteriosclerosis, síndrome metabólico y osteoporosis.

La doctora Denny Narváez, del Ministerio de Salud, señala que la dureza del hueso se fija hasta los 20 años. Ella recomienda incluir más frutas (naranja, mandarina, banano, manzana, pera) y lácteos en la lonchera y en los bares de las escuelas. Y da opciones: jugos naturales, batidos, yogur, leche de sabores, sándwiches de atún, pollo o queso con lechuga y tomate; cereales, huevo cocinado o revoltillo.

El Observatorio busca que las opciones sean consideradas para que el Ministerio emita una regulación a los bares.

19/3/14

Analizan el efecto del consumo moderado de cerveza en dietas para adelgazar


Analizan el efecto del consumo moderado de cerveza en dietas para adelgazar

europapress.es

El Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas ha analizado este jueves las últimas investigaciones científicas nacionales e internacionales sobre los efectos del consumo moderado de cerveza.

De esta manera, el papel de la cerveza en la Dieta Mediterránea o los efectos de su consumo moderado en las dietas de adelgazamiento han sido algunas de las temáticas que se han abordado durante la presentación de la Monografía Científica del IV Simposio Internacional de la Cerveza.

El Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Dr. Lluís Serra; y el de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Virgen de la Torre (Madrid), Dr. Manuel Gargallo, han sido los encargados de realizar la presentación del documento a los médicos colegiados de Las Palmas.

Aquí, la organización del simposio explicó en una nota de prensa que una alimentación variada y equilibrada es uno de los pilares de la Dieta Mediterránea, declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en el año 2010.

Además, las bebidas fermentadas consumidas de forma moderada también podrían formar parte de este estilo de vida; según un artículo publicado en la revista Public Health Nutrition1, que las incluye en el texto de la Dieta Mediterránea que acompaña a la pirámide de alimentos.

BEBIDA MILENARIA DE INGREDIENTES NATURALES

Lluís Serra recordó que la cerveza es una bebida milenaria elaborada con ingredientes naturales --agua, cerveza y lúpulo-- y con bajo contenido alcohólico, cuyo consumo moderado podría aportar nutrientes a la dieta habitual así como otros compuestos beneficiosos para la salud.

"Su composición la diferencia del resto de bebidas y le confiere un especial interés nutritivo, por lo que siempre ha estado ligada a la Dieta Mediterránea clásica", manifestó.

Asimismo, ha explicado que esta bebida fermentada ya formó parte en la Antigüedad de la cultura mediterránea, por lo que "tiene derecho a reclamar su protagonismo como ingrediente de uno de los modelos alimentarios más saludables del planeta".

CONSUMO MODERADO DE CERVEZA EN LAS DIETAS DE ADELGAZAMIENTO

Por su parte, el Dr. Manuel Gargallo afirmó que, "de acuerdo con recientes investigaciones, un consumo moderado de cerveza, manteniendo un equilibrio calórico, no tiene por qué repercutir en un exceso de peso ni en un incremento del perímetro abdominal".

"Y es que la cerveza tradicional supone sólo unas 45 calorías por cada 100 cc y 17 calorías en el caso de la cerveza sin alcohol. En el tratamiento dietético del obeso es ineludible asumir de antemano el más que probable consumo, tan arraigado en nuestra cultura, de bebidas fermentadas por parte del paciente", explicó.

Entre las recomendaciones dirigidas a las personas en tratamiento dietético, se aconseja mantener siempre el consumo de cerveza dentro de lo que se define como moderado (2 o 3 cervezas al día para los hombres y 1 o 2 para las mujeres), tomarla tras haber calmado la sed con una bebida no calórica (agua o infusión), intentar sustituirla en la mayoría de los casos por cerveza sin alcohol, ofrecer unas pautas de intercambio calórico para cuando se consuma esta bebida y controlar el aporte de productos hipercalóricos.

"Por ejemplo, a la hora del aperitivo es importante evitar alimentos ricos en grasas, que se pueden sustituir por encurtidos como pepinillos, cebolletas, anchoas o piparras", indicó Gargallo.

ESTUDIOS DESLIGAN EL CONSUMO MODERADO CERVEZA DE LA OBESIDAD

Asimismo, existen numerosas evidencias científicas que desligan el consumo moderado de cerveza de la obesidad. En esta línea, la investigación Asociación entre el consumo moderado de cerveza tradicional y sin alcohol y la composición corporal2, realizado por Ana Mª Veses Alcobendas, investigadora en el Instituto del Frío-ICTAN del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, refleja que un consumo moderado de cerveza no provoca aumento del peso, ni modificaciones en la composición corporal.

Entre otros parámetros, el estudio analizó la ausencia de variación en el peso, el índice de masa grasa y masa corporal. Igualmente, se llevó a cabo un análisis dietético y de la actividad física realizada por los sujetos en el periodo del estudio y se realizaron mediciones de los pliegues cutáneos y de las circunferencias corporales.

Así, las mediciones antropométricas determinaron que el consumo moderado de cerveza, tanto tradicional como sin alcohol, no modifica la circunferencia del brazo, cadera y cintura; y tampoco registraron alteraciones significativas en los pliegues cutáneos.